Ésta es la razón por la que no debes contratar a un UX/UI, sino a los dos

6 min de lectura

La labor que realizan los diseñadores UX y UI puede confudirse fácilmente e incluso es común creer que una misma persona sea capaz de realizar ambas tareas. Esto pasa porque el trabajo de los dos está centrado en el usuario como prioridad.

Vale la pena detenerse para mirar con más detenimiento ambos perfiles y hallar las particularidades de cada uno. Por un lado, el diseñador UI se centra en el comportamiento del usuario al momento de interactuar con un producto digital. Esto es que, al momento de diseñar algo, ya sea una interfaz, algún sitio web o una aplicación móvil, tiene que comprobar que el usuario entienda y pueda usar lo que diseñó.

Esa es la gran responsabilidad que tiene un UI, diseñar entendiendo y validando que lo que acaba de crear sea útil y usable.

Pero veamos la otra cara de la moneda. ¿De dónde obtiene un UI la información que necesita para diseñar productos centrados en el usuario? De la labor del UX. El principal objetivo de un diseñador UX es el conocimiento del usuario, sus comportamientos, sus gustos, sus frustraciones y motivaciones. Digamos que se enfoca 100% a entender a los usuarios y ser empático con ellos. Para lograrlo, alguien con este perfil es capaz de hacer investigación etnográfica, demográfica, de intereses, etc.

Una vez que reúne todos los datos necesarios, los integra a la información que tenga o le sea proporcionada por el área de negocios. De tal manera que, para un diseñador UX, existen dos tipos de usuarios en los que debe centrar su atención: el usuario cliente y el usuario final. Al unir la información de ambos logrará entender de manera precisa las necesidades generales para entonces sí concentrarse en crear una solución digital que favorezca a las dos partes.

UX UI

Photo by picjumbo.com from Pexels

Aquí es donde los caminos del UX y del UI confluyen

Para crear esa solución digital, el diseñador UX traduce la información en un wireframe. Este wireframe no necesariamente tiene que ser con buen diseño. Puede ser un sketch o un dibujo muy sencillo, en papel o digital, que muestre cuál es la funcionalidad del producto.

El UX ya tiene la idea de cómo debe ser el producto que se está creando. Entonces, le pase el contexto al UI para que éste sepa exactamente hacia qué usuario están diseñando y cuáles son los que requerimientos del negocio. Teniendo todo esto cuenta, le muestra el wireframe que creó y, con esta base, el UI comienza a diseñar.

Como ya comentábamos, es normal que los diseñadores UX tengan clara la idea y la bajen al papel. Sin embargo, no necesariamente tendrán el conocimiento o estarán a la vanguardia en tendencias de diseño sobre lo más funcional en cuanto a interacción, etc. Quizá el UX esté planteando una solución un poco más compleja de lo que podría hacer un UI. Es por eso que es tan importante la sinergia entre ambos perfiles, para resolver de la mejor manera el proyecto.

La coordinación entre el conocimiento que tiene el UX (usuario/negocio) y la capacidad de diseño del UI, da como resultado un producto digital centrado en las necesidades del usuario. 

¿Es posible que alguien haga las dos cosas al mismo tiempo?

Es común creer que sí e incluso muchas empresas apuestan por contratar alguien para que realice labores de UX/UI. Sin embargo, estos dos perfiles no tienen las mismas habilidades ni los mismos conocimientos.

Por ejemplo, puede darse el caso que un UI no tenga experiencia haciendo investigación y entonces cuando empieza a diseñar una solución, podría estar mal fundamentada porque no se ha centrado en el usuario. Por otro lado, lo que puede suceder es que un UX sea experto en metodologías de investigación centradas en el usuario, pero no esté familiarizado con tendencias de diseño. Entonces, no va a poder crear un producto adecuado al usuario.

En los dos casos, el resultado será el mismo: un producto con el que el usuario no se identifica y probablemente no sabrá cómo usarlo.

UX UI

Photo by Marvin Meyer on Unsplash

Identificar las necesidades de tu equipo es la clave para saber cuál perfil elegir

Básicamente hay que entender cuál es la necesidad principal que tiene cada equipo de trabajo. Si tu equipo necesita alguien que sólo se encargue de diseñar y probar con el usuario que el diseño sea el adecuado, entonces debes integrar a un diseñador UI. Porque quizá en la empresa ya tienen un sitio web y una aplicación y la intención no es cambiarlas, sino asegurarse que el diseño esté siendo bien utilizado.

Otro escenario puede ser que la empresa recién haya comenzado operaciones o esté en la etapa inicial de una transformación digital. Aún no tienen un camino andado y lo que quieren es entender quiénes son sus usuarios, por qué están aplicando ciertas estrategias y si éstas van a funcionar o no, o qué productos podrían ofrecer a sus usuarios para darles un buen servicio. En ese caso, lo que necesitan es contratar un diseñador UX.

Es decir, la elección del perfil ideal corresponde a las responsabilidades que va a tener dentro del equipo de trabajo y durante el proceso de desarrollo del producto digital.

Pero, si lo que necesitan en tu equipo es cubrir las dos áreas, lo ideal es contratar a un diseñador UX y a un diseñador UI. Bien dicen que dos cabezas piensan mejor que una y, en este caso, tener dos perfiles que estén trabajando de la mano es lo más conveniente.

Puede ser difícil diferenciar entre un UX y un UI porque uno no puede trabajar sin el otro. Ambos conviven profesionalmente en un círculo de desarrollo que se complementa con otros perfiles dentro del equipo de trabajo, tales como el UX Researcher, el UX Writer y los distintos tipos de desarrolladores que hay. Pero de esos perfiles hablaremos en otra ocasión.

Si necesitas integrar profesionales del UX o UI a tu equipo de trabajo, ¡podemos ayudarte! En Multiplica Talent te ofrecemos consultoría estratégica en la creación de equipos digitales, y el reclutamiento del mejor talento digital para tu organización.

Hablemos, cuéntanos qué estás buscando.