6 min de lectura

El UI o interfaz del usuario es todo aquello con lo que una persona puede interactuar de manera digital para lograr un objetivo, ya sea, navegar en un sitio, comprar un producto, contratar un servicio u obtener información. Quien se encarga del diseño UI es pieza clave para implementar una estrategia digital o crear productos centrados en las personas usuarias, al igual que los siguientes roles con los que, generalmente, trabaja en célula:

Para verdaderamente cumplir con las necesidades visuales de las personas, el diseño de interfaz debe cumplir con ciertas reglas. Luisa Soto, diseñadora UI Senior, nos platica sobre estos principios básicos:

1. Consistencia

Es el principio más importante, pues es el que hará que quien navega sienta comodidad y familiaridad en todo el flujo, aplicación o portal web. Gracias a esta consistencia, el diseño se vuelve intuitivo y evita pérdida de tiempo, pues la persona entiende que los elementos se comportarán de la misma manera o realizarán la misma función en todo el proceso.

2. Conocimientos de diseño

Se trata de los detalles que le dan personalidad a la página web, aplicación o material digital. Este principio se divide en tres:

Teoría del color

Se refiere al uso adecuado de los colores para transmitir sensaciones o sentimientos. En web el rojo y el verde son los colores más comunes porque tienen connotaciones universales de error y éxito, respectivamente. Sin embargo, los colores significan cosas diferentes en cada cultura, y por eso siempre debemos tener muy en cuenta el contexto y la audiencia a la que queremos llegar. Por ejemplo, en algunos países de Asia, el blanco significa luto, y en otros lugares del mundo, éste está asociado con el negro. 

Además del contexto cultural, también es muy importante considerar la accesibilidad de las páginas y aplicaciones para personas que no pueden percibir bien los colores. Por ejemplo, usar rojo junto a verde puede ser confuso para alguien que padece daltonismo porque vería grises los dos. Para evitar situaciones como esa, siempre debemos hacer pruebas. 

Uso de formas

Al igual que los colores, las formas nos ayudan a transmitir sensaciones. Hay tres tipos: geométricas, formadas por líneas rectas o curvas; orgánicas, que se caracterizan por ser irregulares, como las que se encuentran en la naturaleza; y las abstractas, que son formas orgánicas más sintetizadas.

Las formas con líneas rectas tienen una connotación seria y sofisticada; se utilizan, por ejemplo, para botones de interfaces en las que queremos denotar más formalidad o rigidez. No obstante, en algunas ocasiones su uso obedece más a un tema de tendencia. Por su parte, las líneas curvas denotan comodidad, flexibilidad y ligereza. Cuando son pequeñas (alrededor de 5 pixeles) se utilizan más en interfaces de entretenimiento, y para sitios infantiles pueden llegar a ser casi o completamente redondas. Mientras más redondas sean, proyectan más flexibilidad y ligereza.  

Manejo de fuentes tipográficas

De la misma manera que las formas, el estilo de la fuente depende en gran medida de la personalidad de la marca y de la aplicación o sitio web. De manera general, se dividen en tres: las serif o rectas con gracias o “patitas”, como la Times New Roman; las sans serif o sin gracias o “patitas”, como la Arial; y las script o caligráficas.

No todas las fuentes son adecuadas para la web. En los cuerpos de texto debemos utilizar aquellas que sean más legibles, y dejar las artísticas para logotipos o publicidad. Además, siempre debemos tener en cuenta los tamaños de las letras y su proporción con el resto de los elementos. Recomendamos no utilizar más de tres estilos por marca y hacer pruebas para asegurarnos que realmente comuniquen lo que deseamos.

3. Seguir las guías de estilo

Cada marca debe tener una guía de estilo o de branding que dicte su identidad corporativa. Este manual incluye las directrices sobre el uso de la marca: logotipo, elementos visuales (colores, formas, fuentes), tono, voz, imágenes y fotografías, entre otros. 

Importancia del conocimiento en diseño UI

Las páginas web y las aplicaciones cada vez son más visuales y se centran en el usuario, es decir, buscan que la navegación sea lo más sencilla y agradable posible. Aquí es donde entra el diseño gráfico, que, como vimos, tiene principios que también se aplican al diseño de interfaces.

Algunas personas que se dedican al diseño UI tienen experiencia en diseño gráfico y desarrollo, como es el caso de Luisa:

“Pasé de diseño gráfico a desarrollo, y de ahí, a diseño UI. Me ayudó mucho saber cómo se hacen las cosas en código porque así sé qué límites hay en diseño… Hay quienes hacen unos diseños hermosos, pero muy difíciles de desarrollar”.

Luisa es diseñadora gráfica; sin embargo, tuvo su primer acercamiento al diseño web en el despacho donde realizó sus prácticas profesionales. 

Poco tiempo después regresó a la universidad a estudiar un diplomado en codificación y desarrollo y comenzó a trabajar en una agencia en Medellín, en donde puso en práctica lo aprendido. Desde marzo de 2020 Luisa es parte de Multiplica Talent y trabaja en el equipo de pymes de Bancolombia y, aunque ya no se dedica al desarrollo web, sigue ayudando en cuestiones relacionadas con la codificación.

___

¿Estás buscando una oportunidad para trabajar en diseño UI o diseño UX? ¡Podemos ayudarte! Tenemos posiciones abiertas en distintos países de Latinoamérica y Europa, revisa aquí todas nuestras vacantes.

¿No encuentras lo que estás buscando? Escríbenos y cuéntanos cómo podemos ayudarte.