8 de junio de 2021

La filosofía Ágil está tomando cada vez más relevancia en las empresas, como un pilar que impulsa su velocidad organizacional y crea estabilidad en el negocio. Para que una empresa se considere ágil tiene que cumplir con ciertas características que le permitan reaccionar de forma rápida y estructurada a los cambios del mercado.

Las células que conforman una organización ágil deben estar capacitadas y cumplir con un mismo propósito, adaptándose a ciclos rápidos de decisión.

En una organización ágil, la expectativa es que los líderes ya no dirijan o controlen el trabajo, sino que entrenen y orienten a las personas, tanto de forma formal como informal.

El éxito de cualquier empresa depende en gran medida del talento y del desarrollo profesional de su equipo de trabajo. En una organización ágil las personas pueden manejar la ambigüedad sin perder el foco, concentrarse en los resultados más que en los procesos y trabajar en equipo. 

En esta breve guía queremos compartir contigo las claves para liderar una empresa ágil y estable, tomando en cuenta las características de esta filosofía y qué habilidades debes buscar en las personas que conformarán tu equipo de trabajo bajo este nuevo paradigma.

empresa ágil